Se presenta un caso de rotura crónica de tendón de Aquiles.

El paciente presenta sobre todo limitación funcional (falta de fuerza en la fase de propulsión). Se practica una técnica de refuerzo consistente en el fortalecimiento de la antigua zona de rotura con la propia fascia tendinomuscular (técnica de Christensen, Bosworth o similares).

Dado que es una reintervención se refuerza el tratamiento quirúrgico con la aplicación de una técnica de medicina regenerativa (factores de crecimiento) para incrementar el potencial reparador de la cirugía. Observamos el proceso en la presentación:     

Área de la rotura cicatrizada con tejido fibroso y elongada.

Tallado de una lengüeta tomada de la fascia del tríceps sural.

Liberación y volteo de la lengüeta para cubrir y reforzar la zona de la rotura.

Sutura reforzando la rotura y reparación de la zona donante.

Cobertura de la zona con tejido vascularizado de la zona cercana.

Cierre e inyección de plasma rico en factores de crecimiento o plasma rico en plaquetas (PRP).