EN QUÉ CONSISTE LA TÉCNICA PERCUTÁNEA

La sutura del tendón con unas mínimas incisiones cutáneas. Se trata de una técnica mínimamente invasiva que reduce ostensiblemente el riesgo de infección y que aprovecha los mecanismos regenerativos naturales del propio tendón al preservar el «peritenon» (estructura que reviste el tendón aportándole vascularización).

Para realizar dicha técnica hace falta algún tipo de instrumento largo y punzante que permita pasar las suturas a través de los extremos fracturados del tendón y posteriormente anudar las suturas para aproximar los extremos y permitir su cicatrización.

Existen diferentes instrumentos para realizar esta sutura.  En este caso utilizamos una aguja especial, denominada Reverdin, que facilita el paso de las suturas.

Presentación de la técnica personal de sutura percutánea para la reparación de las roturas recientes del tendón de Aquiles. En este caso se observa como el lado lesionado pierde su posición en flexión plantar debida a la tensión natural del músculo en reposo. Se utiliza en este caso una aguja de Reverdin pero puede usarse una variedad de instrumentos según las preferencias del cirujano y del material disponible.

Se detalla la primera fase de la sutura. Se pasan puntos de sutura con la aguja de Reverdin en la parte proximal del músculo y del tendón de Aquiles lesionado para luego proceder a la aproximación de los bordes.

En esta sección se observa la sutura en zig-zag de la parte distal de la rotura que luego permitirá al sutura por aproximación junto con la parte proximal mostrada en el vídeo anterior.

Resultado final de la sutura. Los extremos del tendón dañado se aproximan por debajo de la piel debido a la sutura de los puntos de la parte proximal y distal. Se pueden aprecias las mínimas incisiones. La ventaja de esta técnica es el bajo riesgo de infección debido a que no se expone el tendón y la preservación de los elementos internos que rodean al tendón (peritenon) y que favorecen su cicatrización limitando las adherencias.